La Gran Tentación de la Certidumbre

Hace unos meses atrás, en una de las entradas que publiqué hice mención  que para mí  existía una única certeza en la cual me apoyo en el proceso de búsqueda y lo extiendo a mi vida en general.  En ese momento ni si quiera mencioné cual era, ya que no era el tema principal que me motivaba a escribir  pero pensé en que tal vez más adelante lo haría (de hecho lo escribí jeje…).

Al parecer llegó ese momento, ya que se volvió repentinamente en una reflexión y debate de moda por estos días en uno de mis círculos cercanos. Iniciándose a través de una respuesta que di, a un comentario que me hicieron en Twitter, en la cual escribí ironizando “he visto otros TT`s más tétricos que ese… además la única certeza que tenemos en la vida es que moriremos, o no??”, esta última parte al parecer generó la controversia.  ¿Realmente podemos decir que la muerte es la única certeza que tenemos en la vida? Para mi  sí y esta no es una reflexión o pensamiento nuevo, es algo que he ido madurando a través de los años y  decidí que así lo fuera.

Como escribí en “La búsqueda” yo a veces necesito certezas, porque necesito algo de apoyo y estabilidad, ( lo que va oculto detrás de estas necesidades en realidad es la necesidad de control) en los momentos en que siento gran incertidumbre de la vida en general, para que me ayuden a evitar o minimizar la angustia.  Pero también me puedo dar cuenta que no soy la única que tiene esta necesidad, incluso da la impresión de que fuera algo inherente a los seres humanos en mayor o menor cantidad.  Yo creo que dentro de todo, no necesito taaantas certezas en la vida, de hecho hasta algunas veces me alegro de ello, porque me permite hacer descubrimientos y encontrar otros caminos o también reafirmar los ya recorridos, pero también entiendo perfectamente a las personas que necesitan tener ese tipo de seguridades.

Digo que elegí la muerte como certeza, ya que la muerte se refiere al término de la vida, la única vida que hasta ahora conozco es esta, y veo que todos los seres vivos fallecen, unos antes y otros después.  Por lo tanto, creo que la única certeza en la cual me puedo apoyar siempre, es que todos moriremos, ya que es una de las que más me cuesta o me costaría poner en duda.  Es una de las conclusiones que  por ahora y durante mucho tiempo no ha cambiado.

Pero también cabe preguntarse por qué no opto por más certezas, la respuesta es simple y de cierto modo lo dije más arriba, pero  aprovecho aquí  de citar al biólogo  Humberto Maturana en una entrevista realizada en el programa “La Belleza de Pensar” (Enlace de la entrevista http://www.youtube.com/user/rololynch), ya que para mí no puede estar mejor explicado que en una de sus frases.  Maturana en aquella entrevista dijo; “la certidumbre niega la reflexión”, es tan simple como eso, ya que ni si quiera todo el debate y reflexión que se formó en torno a este tema hubiese sido posible sin una pequeña dosis de incertidumbre.

Esta entrevista que vi de Maturana, la cual comienza con una lectura del inicio del libro “El árbol del conocimiento” que escribió en conjunto con Francisco Varela, donde  a través de la descripción de una pintura, habla de la tentación de la certidumbre, la cual a través del decir pero “si yo sé, yo ya lo sé”, restringe la libertad del personaje del cuadro y lo fija en una perspectiva.  Esta fijación de perspectiva pienso que como mínimo puede ser estancadora para uno mismo y digo como mínimo, ya que a partir de de nuestras certezas podemos dañar a otras personas directa o indirectamente, teniendo plena conciencia o no de ello.  A que me refiero con esto de dañar a alguien, intentaré ejemplificarlo a través de una película que vi hace un tiempo atrás llamada “Oraciones por Boby”, en donde una madre fervientemente católica a finales de la década de los ’70, al enterarse de que su hijo es homosexual intenta “curarlo” y que vuelva al “buen camino”, todo por una buena causa; que toda la familia pueda reunirse en el cielo en la próxima vida, ella está tan segura de su creencia que la toma por certeza a tal punto que le retira todo el apoyo a su hijo aislándolo del resto de la familia, este rechazo y falta de apoyo afecta enormemente a  su hijo, lo cual sumado a ciertas desilusiones hace que decida suicidarse.

Por lo tanto, opto por tener la menor cantidad de certezas posibles, ya que me da libertad, de mover ideas, de cambiarlas, de seguir buscando, de seguir descubriendo, de crear. Aunque tampoco debo negar que muchas veces caigo en esa tremenda tentación, el de buscar y tener certezas.  Así que ahora finalizo todo esto, para ir a cuestionármelo (;

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s